El Diploma de Español Lengua Extranjera (llamado DELE) acredita el nivel de competencia en la lengua. Este examen es aplicado en Brasil por el Instituto Cervantes, en nombre del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte de España.

De acuerdo con el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas, fueron establecidos seis niveles de dominio del español, incorporando especificaciones a la clásica división entre: Usuario Básico, Intermediario y Avanzado. Los seis niveles de dominio: A1, A2, B1, B2, C1 e C2 exigen demostrar competencias progresivas en el uso del idioma, implicando comprensión y producción de diferentes tipos de textos (orales y escritos), pertenecientes a diversos ámbitos de actuación y, según el nivel evaluado, con un grado de complejidad creciente.

Poseer un diploma de acreditación es fundamental para quien planea estudiar o realizar una pasantía en el extranjero y, sin duda, trae un diferencial para profesionales que desean acceder a puestos de trabajo en empresas brasileñas e internacionales. Para profesores(as) de español no nativos(as), la obtención del DELE C1 y C2 comprobando su competencia en el uso del idioma, complementa el currículum y los(as) prepara para la docencia en el área.

La preparación para este examen prioriza la adquisición y el entrenamiento de las habilidades específicas para cada prueba: Comprensión de Lectura, Expresión e Interacción Escritas, Comprensión auditiva, y Expresión e Interacción Orales, tomando en cuenta el tiempo para la realización de cada una de ellas. También, promueve momentos de evaluación y reflexión para identificar las principales dificultades del/de la cliente, viendo cómo superarlas, para optimizar su desempeño.

* Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Marco Común Europeo de Referencia Para las Lenguas: Aprendizaje, Enseñanza, Evaluación. Madrid: 2002.

Recientemente, fue creado el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española que acredita la competencia en el idioma por medios electrónicos. Es una iniciativa que intenta dar más agilidad y flexibilidad al proceso de obtención de la certificación. Sin embargo, mantiene las mismas exigencias establecidas en el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER).

Se trata de una clara apuesta a la internacionalización y fortalecimiento del español como lengua global. Es un examen pan-hispánico porque incorpora las diferentes variantes lingüísticas del español.

El examen del SIELE es una buena opción para quien necesito acreditar su nivel de español en un corto periodo de tiempo, pues el diploma queda disponible tres semanas después de la realización de la prueba.

Algunas empresas ya comenzaron a solicitar este examen en los procesos de selección de personal. También, hay universidades que lo exigen como parte de los requisitos para la admisión de futuros estudiantes en programas internacionales de grado y postgrado.

La preparación para este examen exige el conocimiento de las distintas pruebas, como es un examen realizado por internet, requiere el entrenamiento con las herramientas proporcionadas por el sistema, además de conocer las formas de evaluación y contar con estrategias específicas para obtener el mejor desempeño.

Desde 2010, el Examen Nacional de la Enseñanza Media incluye, en la prueba de Lenguajes y Códigos, el conocimiento de lengua extranjera, pudiéndose optar entre Español e Inglés. Las preguntas de lengua extranjera evalúan la interpretación de textos y la capacidad de entender el idioma en su uso cotidiano.

Cuando no se tiene formación en uno de esos idiomas, la proximidad entre el portugués y el español termina orientando la elección, así 60% de los candidatos elijen Español**.

Sin embargo, esa “ventaja” inicial puede volverse un obstáculo, cuando los/as candidatos/as no logran prepararse adecuadamente. La proximidad del léxico entre el portugués y el español confunde, ocultando falsos cognados; limitando los sentidos que una frase puede tener, a partir de la multiplicidad de significados que una palabra puede expresar; además de las variaciones propias de sentido transmitidas por los tiempos verbales, entre otros. La “trampa” es sólo la falta de conocimiento de la lengua española y de aspectos culturales centrales para la correcta interpretación de los textos presentados.

Según el informe mencionado, el nivel de aciertos en las preguntas de la prueba apenas llega al 34%. Considerando que las preguntas representan el 11% de la prueba de Lenguajes y Códigos, ir bien en ellas es una óptima oportunidad para obtener mejores resultados en el ENEM. Con la preparación adecuada, las preguntas de lengua extranjera pueden ser “punto dado”.

Considerando que el ENEM evalúa el conocimiento y el uso de la lengua como instrumento de acceso a informaciones y a otras culturas y grupos sociales, mi metodología prioriza la utilización de textos reales, de diversos géneros para desarrollar la habilidad de interpretar y entender la lengua en sus diferentes usos (informativo, literario, publicitario, político, etc.). También, es fundamental proporcionar al/la cliente/a, algunos conocimientos sobre cultura, historia y actualidades del contexto de España y América Latina que le permitan ampliar su capacidad de comprensión lectora, para deducir los sentidos de los textos presentados, identificando: intencionalidad, críticas, argumentos, posicionamientos, usos de términos, entre otros.

** O Impacto da Língua Estrangeira no ENEM. Missão Universitário. Disponible en: < http://conteudo.missaouniversitario.com.br/o-impacto-da-lingua-estrangeira-no-enem>.